• Escríbenos a: virtuale@usal.es

Máster en política criminal. (Online) _ Uvirtual

Buscar por:

Máster en política criminal. (Online) _ Uvirtual

Este Máster pretende ser una formación multidisciplinar que descubra, amplíe y profundice en los conocimientos de los/as profesionales que trabajan o trabajarán en áreas relacionadas con el Derecho penal y, por tanto, con la política criminal. La relevancia del tema nos viene impuesta por la necesidad de ponerle contornos reales a la criminalidad (criminalidad real vs criminalidad percibida), aportando respuestas enmarcadas en el respeto de los derechos humanos, por ser la única política criminal legítima en un Estado democrático.

Y es que si hay una sensación extendida entre la mayoría de quienes trabajamos con el Derecho penal, esa es la impotencia, cuando no la frustración, ante la obstinación de muchos por querer hallar en él la solución a (casi) todos los problemas, le conciernan o no, obviando las razones, principalmente socioeconómicas y culturales, que hay detrás del delito. Y ello cuando no se trata de su utilización torticera, con objetivos de exclusiva rentabilidad política, a costa de los derechos y las libertades de los ciudadanos.

Los nuestros sin duda son unos tiempos convulsos, pues es extraño el día que no amanecemos con alguna noticia que nos saca violentamente de nuestro “estupor” occidental. El asesinato de otra mujer a manos de su pareja o ex pareja. Otro nuevo escándalo de corrupción con la implicación de políticos y grandes empresarios, que aprovechándose de su privilegiada situación esquilman las arcas públicas. Los miles de inmigrantes que dejan sus casas buscando una oportunidad vital en otro lugar, siendo escalofriantes las cifras de los que mueren en el intento. Ataques terrorista con decenas, cuando no cientos de víctimas, perpetrados en mercados, aeropuertos, estaciones de metro, salas de conciertos, restaurantes o una calle comercial especialmente concurrida. O la desarticulación de bandas organizadas dedicadas a la pornografía infantil, la trata de seres humanos, el tráfico de migrantes, de órganos, de drogas, de armas, etc. Negocios la mayoría de las veces sustentados en los grandes beneficios y las vidas baratas, pues no son sino el reflejo de los enormes desequilibrios mundiales. Cuestiones, sea como fuere, que requieren de una solución urgente y factible, y no de teorías abstractas, cuando no absurdas, sin viabilidad práctica. En esas lides los juristas ya hemos perdido demasiado tiempo.

Urge, por tanto, recuperar el juicio y capacidad críticos, aprendiendo a filtrar una información que nos llega a borbotones a través de TV, radio, prensa, Internet o redes sociales. Información las más de las veces seleccionada de forma interesada, con el ánimo nada inocente de alejarnos de lo que realmente importa o, peor aún, de las que probablemente serían las verdaderas soluciones.

En este contexto, una materia como la Política criminal obliga a posicionarse sobre problemas ciertamente graves como los que en este Máster se abordarán. Asuntos como el evidente rasgo autoritario del Derecho penal, reflejo de su creciente dependencia de los poderes públicos y mediáticos, y de unos intereses económicos que evolucionan hacia un modelo neoliberal, en el que obviamente importan más las cifras que las personas. O la gran internacionalización del Derecho penal actual, hasta el punto de poder afirmar que 2/3 partes del mismo viene “impuesto” por normas internacionales, pudiendo por tanto hablarse de una política criminal con una preocupante impronta estadounidense. También viejos problemas no resueltos como la eutanasia, el aborto, la violencia de género, la pornografía infantil, el tráfico de drogas o la prostitución. Y nuevos desafíos como el crimen organizado y su vinculación con la corrupción y la delincuencia de cuello blanco. También el terrorismo, en especial el yihadista, en parte reflejo del fracaso europeo en la integración de los inmigrantes musulmanes. Y, como no, la gran contradicción surgida entre unos flujos migratorios que parecen imparables, de una parte, y la obsesión por blindar las fronteras, de otra, lo que supone la condena a muerte de miles de personas, empujándolas a acudir al crimen organizado en busca de las oportunidades vitales que los Estados les niegan.

Sin duda, la política criminal siempre deriva de un posicionamiento ideológico, que puede ser o no compartido, pero que en todo caso debe ser respetado, siempre que se formule acatando las libertades y los derechos fundamentales. El objetivo de este Master, por tanto, no es sino ser críticos con todas las medidas que ponen en juego esas libertades y derechos, formulando alternativas igualmente eficaces, pero sin ese alto coste que las convierte en ilegítimas en un Estado democrático que se precie de ser tal.

Ciertamente, frente al delito son necesarias medidas reactivas, pero la prevención es el pilar básico en el que se apoya este Máster. Prevenir y evitar las causas que conducen al delito es la mejor (y más efectiva) política criminal que se podría aplicar. El objetivo, por tanto, es la formación específica de quienes trabajan con el Derecho penal (políticos, criminólogos, juristas, abogados, jueces, fiscales, policías, funcionarios de prisiones y de centros de menores, pero también educadores, periodistas, comunicadores, sociólogos y ciudadanos en general). Porque la mejor manera de luchar contra el delito es prevenirlo con las medidas socioeconómicas, educativas y culturales adecuadas.

Partiendo de que la política criminal forma parte de la política social, el Estado, actuando con verdadera responsabilidad institucional y “compensando” de algún modo lo generado por sus propias políticas económicas y de seguridad, debe adoptar las iniciativas que se requieran para cubrir las necesidades básicas de los ciudadanos, reduciendo con ello las tensiones sociales y, por tanto, también la criminalidad. Porque no puede ser eficaz una política criminal que sólo actúa sobre los resultados sin tener en cuenta las causas de los conflictos sociales. No basta actuar sólo sobre las personas, es necesario hacerlo también sobre las situaciones. Para ello es ineludible recurrir a mecanismos de control social como la educación, la salud, los servicios asistenciales, las mejoras de vivienda, configuración y calidad de las ciudades, subvenciones para paliar los riesgos de la sociedad industrializada (paro, enfermedades, miseria, accidentes laborales), etc. El primer puesto lo ocupa sin duda la educación (no sólo moral y cívica, sino también profesional) y el primer paso en este sentido lo debe dar la familia, seguida por la escuela, la religión, los medios de comunicación, la literatura, la ciencia, etc.

En concreto, los medios de comunicación juegan un papel esencial, motivo por el que un módulo versará específicamente sobre ello. Es incuestionable el poder de transmisión de valores, estereotipos e ideologías de los mass media, hasta el punto de contribuir de forma decisiva en la estabilización —y a veces también a la desestabilización— social. Y más si tenemos en cuenta su estrecha relación con la Administración de Justicia y los poderes económicos y políticos. Esto es, sin despreciar su potencialidad político criminal en materia preventiva, con campañas publicitarias como las llevadas a cabo en los últimos años en materia de violencia de género, seguridad vial, etc., tampoco debemos permanecer ajenos a su clara intromisión en la Administración de justicia, con la correspondiente disminución de la seguridad jurídica y la vulneración del principio de igualdad por el que ésta debe regirse. Es también mucho, en consecuencia, lo que queda por hacer en este campo, apostando de igual modo por una justicia restaurativa, tan eficaz como menospreciada por los operadores jurídicos, y por un Derecho penal que retome su carácter de ultima ratio y respete la barrera democrática de los derechos humanos.

Es requisito imprescindible ser Licenciado/a, Diplomado/a o Graduado/a.

Titulación Universitaria en alguna de las siguientes sociales y jurídicas: Derecho, Criminología, Ciencia Política, Sociología, Psicología, Pedagogía, Educación Social, Trabajo Social, Magisterio, Ciencias Sociales, Ciencias policiales u otras.

El/La estudiante egresado podrá acceder a :

  • Dirección y coordinación de proyectos y programas en administraciones públicas en el ámbito de la Política criminal.
  • Trabajo técnico en el área pública de la Justicia penal (juzgados, prisiones, centros de menores, Fuerzas y cuerpos de seguridad, etc.)
  • Trabajo técnico en el área de la comunicación especializada en materia criminal. Creación de Asociaciones dedicadas a la prevención del delito y/o la resocialización de los delincuentes
  • Colaboración con entidades públicas, asociaciones de víctimas y lobbies (o grupos de interés) interesados en la prevención de la delincuencia.

Procedimientos para la admisión:

Para acceder a cursar este Máster los alumnos deberán presentar los siguientes documentos:

  • Ficha de admisión académica debidamente cumplimentada. Documento de identidad autenticado.
  • Presentación de acreditación (compulsa original) de titulación Universitaria en alguna de las siguientes ciencias sociales y jurídicas: Derecho, Criminología, Ciencia Política, Psicología, Sociología, Pedagogía, Educación Social, Trabajo Social, Magisterio, ciencias sociales, ciencias policiales y otras.
  • Currículum vitae, señalando experiencia laboral relacionada con el contenido del programa (en el caso de que proceda).
  • Además de presentar la documentación especificada los candidatos podrían ser convocados a una entrevista online, con un miembro de la Comisión Académica del curso por vías telemáticas. (Reservándose la Comisión Académica esta decisión).

Criterios de selección:

Cuando la demanda de plazas sea superior al número ofertado, el baremo que se utilizará como criterio de selección será el de la mayor puntuación siguiendo este criterio de valoración de cada solicitud. Titulación Universitaria 40%. Currículum Vitae 25%. Experiencia Laboral 20%. Entrevista Personal 15% (cuando proceda).

Una vez admitido/a, el/la estudiante deberá remitir los documentos físicamente. Condición indispensable para efectuar su matriculación.

Créditos ECTS y duración:
Duración: Dos años naturales (2016-2018)
Nº de Créditos ECTS: 90

Precio de la matrícula:
5.940 €

Número de plazas de Nuevo ingreso:
35

Página web

 

Solicita más información

* Todos los campos son obligatorios

Suscríbete a nuestro
Boletín